Sobre el título "Donde sucede la magia"

Where the magic happens

Descubrí esta frase por casualidad y en inglés, googleando para encontrar alguna imagen inspiradora sobre la magia. Fue un shock para mí, pues respondía exacta y sencillamente a mi eterno sentir, una emoción y una certeza al mismo tiempo. Aquella por la que tan incomprendida fui por mi familia en cada aventura que emprendía. Y sin embargo... tenía tanto sentido. Desde entonces, esta imagen siempre ha ocupado el dorso de mis tarjetas de presentación, con el ánimo de contagiar a toda persona que se interese en mí, ese mismo descubrimiento que nos conecta con las maravillosas sincronías del Universo.

La lección chilena

Chile fue el país donde hice más consciente mi poder para moldear mi realidad. ¿Cómo? Aquí encontré distintos maestros que me dieron la respuesta: Pidiendo (especificando en palabras mi deseo), poniendo de mi parte, soltando la "necesidad", sintiendo gratitud como que ya lo he recibido y confiando en el Universo. Sí, es la "Ley de atracción", la clave de la Co-creación de realidades. Un secreto a voces en el conocimiento ancestral conservado por los pueblos originarios y ocultado al temerario occidente. Pero nuestro sistema solar entró en el lado luminoso de la galaxia y ahora somos alumbrados por 2 soles, el nuestro y el de Alcyon, por lo tanto, ya nada puede permanecer oculto. Toda esa luz me hizo elegir una vida independiente del sistema, sin pagar arriendos, viajando a dedo y creando una generosa red de contactos. Todo ello me ha devuelto mi poder y me ha quitado el poco miedo que tenía. Así que ahora, queridos amigos... todo es posible. Incluso que esta poeta pueda vivir de la poesía.

La poesía como respuesta

¿Por qué la poesía? Porque ella expresa lo esencial y como nace (o debiera hacerlo) de la emoción, es el género más sincero que existe. Para alguien que, como yo, siempre ha tenido dificultad para reconocer y expresar sus emociones, la poesía ha resultado el vehículo de muchas respuestas. Tanto a mis propias preguntas como a las de las personas que han influido en mi camino. Ahora soy consciente de que cantidad de conflictivos silencios se habrían convertido en resolutivas explicaciones si hubiese empleado la poesía. Una vez más, Chile se ha convertido en ese ancla, pues este país de poetas ha estimulado mi creatividad y me ha conectado con el potencial de mi poesía. Una poesía que rompe esquemas, que interpela que, incluso, duele, pero que no deja indiferente, que moviliza, desconcierta y te saca de tu sofá emocional, que te pincha y te desgarra, pero que también te conecta y te eleva. Esa es, al menos, mi ambiciosa aspiración y si nada de ello consigo, ruego al lector que me denuncie.